Eco-Divas

Una adivinanza acerca de la menstruación para usted: Si la mujer promedio menstrúa durante casi cuarenta años de su vida y utiliza aproximadamente 20 tampones por ciclo (240 tampones cada año) ¿Cuántos tampones utilizará durante su ciclo menstrual de toda la vida? Respuesta: 9,600

Cada mes, las mujeres eliminan y tiran cientos de productos desechables y su empaque. ¿Alguna vez se ha preguntado qué pasa con todos esos productos? Durante los últimos cien años, la industria de la higiene femenina ha dicho a las mujeres que cuando se trata de la menstruación y de los productos que utilizan, el mejor enfoque para el cuidado y la comodidad es: “fuera de la vista, fuera de la mente”

Sin embargo, los tampones y las toallas femeninas no están “fuera de la vista”. Son visibles e cualquier parte, en el cesto de basura de nuestro cuarto de baño, en nuestros tiraderos de basura e incluso arrojados a lo largo de nuestras costas. Y si después de desecharlos aún se ven, probablemente han dejado una huella visible en o dentro de nuestro cuerpo. ¡Qué asco!

Piense en esto:

  • La mayoría de los tampones y las toallas femeninas contienen surfactantes, adhesivos y aditivos. ¡Eso es un cúmulo de cosas que no quiere cerca o dentro de su cuerpo!
  • La mayoría de las toallas femeninas contienen plástico de polietileno cuya producción es un contaminante.
  • Rastros de dioxina (un conocido cancerígeno) y de fibra sintética de rayón se encuentran también en los tampones. La dioxina es un subproducto del proceso de blanqueo en la fabricación de tampones y la fibra sintética de rayón puede dejar residuos en las paredes vaginales, dando lugar a un posible riesgo de infección y malestar general.??
  • En los tiraderos de basura, muchas de estas sustancias pueden filtrarse al medio ambiente (aguas subterráneas, arroyos y lagos) causando una grave contaminación y problemas de salud.

Hagamos la suma: daño ambiental + desperdicio de recursos + costos innecesarios + salud de la mujer en riesgo = un problema serio.

Usted puede ayudar a cuidar nuestro planeta y su cuerpo al cambiar hoy a The DivaCup. Aunque no todas las mujeres pueden dares el lujo de comprar un coche híbrido de eficiencia energética o de convertir el sistema de calefacción de su casa a un sistema de energía solar, sí pueden reducir el desecho de residuos peligrosos al optar por utilizar una copa reusable de silicón médico. Cuando tomamos en cuenta la contaminación y el volúmen de residuos que están ligados al uso de tampones y toallas desechables, el reemplazo de la higiene femenina con The DivaCup tiene buen sentido ambiental y favorece el dejar una huella ecológica positiva cada mes. ¡Enverdezca su vida! Compre Hoy una DivaCup.